Héctor Gay celebró el ajuste de su gestión

Héctor Gay brindó hoy por la mañana una conferencia de prensa y destacó que al fin de su mandato, la Municipalidad de Bahía Blanca tendrá menos empleados. Esto se da en el marco del pedido expreso de la gobernadora María Eugenia Vidal a los intendentes de la Alianza Cambiemos en un desesperado e infructuoso intento de reducir el déficit fiscal producto del desmanejo económico del gobierno.

Uno de lo puntos centrales de su exposición giro en torno al pase a planta permanente de 400 empleados municipales, anunciado días atrás y que suscitó la poca prolija salida del Secretario de Gobierno, Fabio Pierdominici. En efecto, el martes pasado se efectivizó la renuncia de Pierdominici, la cual ya estaba a disposición de Gay, junto con la del resto del gabinete.

Sin embargo, Pierdominici manifestó su descontento con la situación y afirmó que la decisión del pase a planta permanente había sido del mismo intendente, cuestión que luego confirmó el Secretario General del Gremio de Municipales de Bahía Blanca, Miguel Agüero. La Secretaría de Gobierno quedó transitoriamente en manos del Jefe de Gabinete, César Tomassi, quien no concurrió a informar al Concejo Deliberante sobre la principal área del gabinete y tuvo que enviar a un funcionario de tercera línea.

A esto se le sumó la noticia que diera Juan Esandi, Secretario de Economía, en su informe al Concejo Deliberante: los aguinaldos para los trabajadores municipales se despositarán recién a primeros días del año, tanto como la bochornosa actitud del titular del Instituto Cultural en el mismo recinto.

Ricardo Margo evitó responder a las preguntas de las y los concejales y prefirió dedicarse a provocar a las y los artistas, hacedores y referentes culturales que se habían autoconvocado al Concejo Deliberante, a partir del interés público de una de las áreas donde recae el mayor ajuste.

Ante la presencia de un grupo de murgueros que reclabaman por los corsos céntricos, cancelados el año pasado por la impericia del Municipio, Margo tuvo el descaro de afirmar que estaba consensuado con las murgas, que los corsos se realizarían en los barrios y no en el centro. También ponderó como una de las políticas culturales más exitosas de su gestión, el haber pagado el alojamiento del cantante guatemalteco Arjona posibilitando la recuperación del dinero en base a la recaudación municipal generada por el espectáculo.

Tras varias horas de tolerancia a las evasivas, ocurrencias y destratos del funcionario público, Margo manifestó sentirse halagado por la importante convocatoria que había reunido. Entonces, un importante periodista y músico de nuestra ciudad le reclamó a viva voz que responda por su gestión, situación que incomodó a Margo y se levantó afirmando que solamente hablaría con lo concejales.

Nuevamente le reclamaron al funcionario público “al pueblo, respondele” con lo cual, con la voz entrecortada y visiblemente nervioso se salió del personaje y no atinó más que a decir que no se trataba del pueblo “sino de una partecita” y sin más terminó una larga sesión que da cuenta de un oficialismo con mayoría en el Concejo pero incapaz de contener las fisuras internas en un contexto de una crisis social, económica y política que se agudiza.

Enojo de Ricardo Margo en el Concejo Deliberante

¿ELLOS HABLABAN DEL DIÁLOGO EN CAMPAÑA?
Cuando desde el público se escuchó el pedido: “Al pueblo respondele”, Margo contestó: “Que venga todo el pueblo, no una partecita”, y dejó de hablar levantándose de su banca, negando respuestas a los artistas bahienses que asistieron para solicitar explicaciones y reclamar sobre las políticas de vaciamiento y desguace que se están llevando a cabo en el área de Cultura desde que asumieron Gay y Margo.
Los representantes acaso, ¿no son sólo “una partecita”? ¿No forman parte de un porcentaje menor al 50 quienes toman las decisiones? Sabemos que el oficialismo en el Concejo cuenta con la mayoría de las bancas. Esta situación hace imposible toda discusión.

Posted by Bahía Despierta on miércoles, 27 de diciembre de 2017